El impacto del alza de la luz en gastos comunes: Expertos detallan los alcances

El reajuste del salario mínimo coincidió con el aumento de las tarifas de electricidad, congeladas desde 2019, y que experimentarán la primera de las tres alzas del año, según la Ley de Estabilización de Precios del sector eléctrico.

Lo más leído

Te puede interesar

Agencias
Agencias
Somos un equipo de periodistas apasionados por informar sobre los hechos más relevantes del mundo, tanto a nivel nacional como internacional. Únete a nosotros en nuestro compromiso con la verdad y la información precisa.

Este mes entró en vigor el nuevo reajuste del salario mínimo, que ahora alcanza los $500.000, conforme a la Ley 21.578. Este incremento representa un aumento nominal del 43% en comparación con el inicio del Gobierno de Gabriel Boric y un alza real del 20% si se descuenta la inflación. 

Ambos acontecimientos podrían provocar un alza en el costo de la vida, más aún en los habitantes de edificios o condominios que deban pagar gastos comunes.

Cristian Lecaros, CEO de Inversión Fácil, señala que el aumento del salario mínimo junto con el alza de las cuentas de la luz genera una “lluvia sobre mojado”. 

“La inflación en Chile ha incrementado significativamente el costo de vida, y este nuevo ajuste salarial, sumado a los mayores costos de recursos humanos en edificios y sistemas de soporte, inevitablemente incrementará las cuentas de electricidad”, señaló Lecaros. 

Asimismo, el experto estima que los gastos comunes “subirán entre un 4% y un 7%”, dependiendo de las iniciativas preventivas que implementen las comunidades, como el uso de paneles solares.

No solo gastos comunes subirán

Por su parte, Benjamín Jordan, director de expertosendeudas.cl, advierte que el impacto del alza del salario mínimo en el costo de vida es significativo, afectando especialmente a las comunidades residenciales que deben reajustar el salario de sus trabajadores. 

Jordan señala que las pequeñas y medianas empresas, que representan el 96.9% del total en Chile, podrían verse obligadas a subir precios o reducir personal para mantener sus márgenes de ganancia, aumentando así el desempleo y el empleo informal. 

Además, mencionó que “este impacto se agrava con el incremento de las tarifas eléctricas”.

Finalmente, Patricio Gana, director de AK Contadores, destaca que el alza de las cuentas de electricidad generaría una presión inflacionaria “relevante”. 

 Este aumento no solo afecta a los consumidores directos, sino también a muchas empresas productivas que dependen de la energía eléctrica, lo que elevará los precios de bienes y servicios. 

Además, estima que “los gastos comunes en algunas comunidades podrían aumentar hasta un 7%, intensificando aún más las presiones inflacionarias”. En contextos de inflación, el valor del dólar suele aumentar, generando nuevas alzas en los costos de electricidad y otros bienes y servicios contratados en dólares.

- Advertisement -

Lo más reciente