TVN hizo mea culpa por censuras y montajes en dictadura

TVN reconoció que durante la dictadura transmitió mentiras y montajes. Histórica declaración marca un hito dentro de los 50 años del golpe militar.

Lo más leído

Te puede interesar

Con motivo de los 50 años desde el Golpe de Estado, TVN hizo un público mea culpa por las mentiras, los montajes y la censura, prácticas usuales en el canal (y muchos otros medios) durante la dictadura militar.

La declaración fue expresada en pantalla por los conductores de 24 Horas Central, Iván Núñez y Constanza Santa María. Primero relataron que luego del bombardeo a La Moneda, el 11 de septiembre de 1973 el noticiero no fue al aire y Televisión Nacional no tuvo transmisiones en varios días.

El director del canal en ese entonces, Augusto Olivares, era también asesor del Presidente Salvador Allende y murió en La Moneda durante el ataque del Ejército.

Sentido mea culpa de TVN por faltas a la ética periodística durante la dictadura

“La televisión pública fue asaltada e intervenida luego del Golpe de Estado. Militares armados tomaron este canal por la fuerza y ordenaron quemar y destruir valioso material audiovisual que forma parte de la historia de nuestro país, como el Premio Nobel de Pablo Neruda, por ejemplo”, explicó Constanza Santa María.

Tras ese contexto, Iván Núñez pasó a reconocer que “el canal de todos los chilenos”, durante aquellos oscuros años, transmitió “mentiras” que causaron dolor a muchas personas. Luego recalcó que en la actualidad la señal se ha hecho cargo de aquello.

“Con el terror como vehículo, la censura y los montajes se hicieron tristemente frecuentes en los noticiarios de TVN que, con el regreso de la democracia y en diversas oportunidades, se ha hecho cargo del dolor de esas mentiras y que generaron este dolor en las víctimas de la Dictadura, asumiendo su responsabilidad institucional, por ejemplo, exhibiendo cómo se gestaron los montajes y la verdad que se escondió tras ellos”, agregó el periodista.

“Los profesionales que hoy somos partes de este equipo, esperamos que nunca más la televisión pública de Chile sea tomada por la fuerza, intervenida, censurada, ni utilizada para silenciar, ignorar ni hacer daño a ninguna persona por el simple hecho de pensar distinto”, complementó Santa María.

Montajes usando a la prensa durante el régimen militar

Durante la dictadura de Augusto Pinochet en Chile (1973-1990), hubo varios episodios en los que la prensa fue acusada de montajes, desinformación o de ser cómplice de la represión y violación de derechos humanos. Aquí algunos ejemplos:

1-Caso Quemados (1986): Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana fueron detenidos por una patrulla militar, golpeados, rociados con gasolina y quemados vivos. Rojas murió a causa de sus heridas y Quintana sobrevivió con graves quemaduras. Inicialmente, medios afines al régimen intentaron presentar el incidente como un accidente que los jóvenes provocaron al intentar quemar una barricada.

2-Operación Colombo (1975): Más de 100 opositores al régimen desaparecieron en un corto período de tiempo. La dictadura luego difundió a través de medios extranjeros y chilenos que estos desaparecidos habían muerto en enfrentamientos entre facciones opositoras. Dos revistas extranjeras, “Lea” (Argentina) y “Novo O Día” (Brasil), que solo tuvieron una edición, publicaron listas de chilenos que supuestamente habían muerto en el exterior. Se descubrió más tarde que estas publicaciones fueron montajes de la dictadura para encubrir las desapariciones.

3-Caso Degollados (1985): Tres profesionales del Partido Comunista, Manuel Guerrero, Santiago Nattino y José Manuel Parada, fueron secuestrados y posteriormente asesinados con cortes en sus gargantas. Aunque no fue un montaje de la prensa, hubo intentos de manipulación y desinformación sobre el caso por parte de la dictadura.

4-Cobertura del Plebiscito de 1988: En la campaña previa al plebiscito que definiría si Pinochet seguía en el poder o no, los medios de comunicación estatales y afines al régimen dieron cobertura desigual y sesgada, favoreciendo la opción del “Sí” (que apoyaba la continuidad de Pinochet) y minimizando o tergiversando las actividades y mensajes de la oposición.

- Advertisement -

Lo más reciente